domingo, 22 de febrero de 2009

Levante y olas


Esta fenomenal mezcla es la que pudimos saborear los que estuvimos el Sábado en Los Caños, día cañero de los buenos.

Una temprana expedición formada por Roni, Alvangelito y el que escribe llegamos sobre las 10 dela mañana, allí coincidimos con Manolorota y Ratónperez, el mar inmaculado y el levante incipiente con unos 17 nudos, pero variando.

Mientras que Manolo y Alvangelito se metían, Roni cambiaba aletas de su propia producción, yo trataba de montar mi IDS de 8m, como las fundas son iguales me confundí y estaba montando 6m de Alvangelito.... Eslo peor que te puede pasar...con ansiedad por meterte y decubrir que no estás montando tu kite, empezamos mal.

Ya navegando noté la naturaleza variable y racheada del viento, que nunca soplaba fuerte, y a veces bajaba con la obligación subsiguiente de remar, cosa que me deja fatigado, todavía tengo que coger más fondo.

Lo que si estaba el mar era como nunca lo he visto en Caños, series de olas bastante grandes y largas, aunque rompiendo en dirección contraria al Levante. Eran verdaderos muros de agua que quién más disfrutó realmente fué Alvangelito, que montó desde el principio 10m, y ya no había quién lo sacara del agua.

La 8m va muy rápida y es realmente cómoda, pero tuve que salir una de las veces que bajó el viento y una piedra de la playa me acabó cortando el rollo al interponerse en mi camino, me levantó medio dedo gordo del pie, como pa meté una loncha de chope en medio...

Las puñeteras piedras de Caños, un día voy a escribir un artículo solo de estas cabronas que nos joden los pies y las cometas, por cierto.

Para aquel entonces ya había en el agua mucha gente, sobre las 13 horas, gente por cierto con muy poca práctica y jugándosela en un sitio como este, donde se estaban colando series de olas enormes, la gente le echa muchos güevos, y luegos vienen los disgustos. Pude observar como un nutrido grupo de kiters se alejaba de esta maraña dirección olas de enfrente de los edificios, donde estaba un conocido tal German y Bartolo de Rota.

En resumidas cuentas, gran día, pero no lo pude exprimir como hubiera deseado. Ah! y un saludo afectuoso a Roni, quien sabe mejor que nadie, pese a llevar poco en este deporte, controlar la ansiedad previa y aguantar a los taquicárdicos como yo, que por las prisas me confundí de cometa y luego la emprendí a patadas con una piedra. Me falto Piano, Piano. Abrazos

1 comentario:

Ronaldinhokite dijo...

Quillooo, te hicistes una buena brecha en el dedo del pie, espero que ya este bien, ese tampoco fue mi dia, un poco mas y parto la cometa.
Saludoss